Una casa está llena de historias compartidas.
Aquí te contamos la nuestra

Comunicación

>

>

12 trucos para mantener tu casa fresca y confortable en verano

Comunicación Corporativa

-

16/06/2023

Lo malo del verano son las altas temperaturas que pueden hacer que nuestra casa se convierta un horno. Afortunadamente, existen gestos prácticos y económicos con los que podemos climatizar nuestra vivienda sin que el gasto energético se dispare. Echa un vistazo a estos 12 consejos.

1. Aprovecha la ventilación natural

Durante las horas más frescas del día, como por la mañana temprano y por la noche, abre las ventanas para dejar entrar el aire fresco. Utiliza cortinas o persianas para bloquear la entrada directa de luz solar y mantener las habitaciones más frescas. Además, si tienes ventanas en lados opuestos de la casa, crea corrientes de aire abriéndolas estratégicamente.

2. Utiliza ventiladores de techo y de pie

Los ventiladores son una excelente alternativa al aire acondicionado, ya que consumen mucha menos energía. Coloca ventiladores de techo en habitaciones clave para mantener el aire circulando. Además, los ventiladores de pie portátiles pueden moverse fácilmente de una habitación a otra y proporcionar un alivio instantáneo.

3. Cierra las persianas y cortinas durante el día

Durante las horas más calurosas del día, cierra persianas, cortinas o estores para evitar que el calor del sol entre en tu hogar. Esto ayudará a mantener las habitaciones más frescas y reducirá la necesidad de encender el aire acondicionado o los ventiladores.

4. Utiliza toldos o sombrillas

Si tienes terrazas o patios al aire libre, instala toldos o sombrillas para protegerlos del sol directo. Esto no solo te permitirá disfrutar de tu espacio exterior sin sufrir el calor sofocante, sino que también ayudará a mantener la temperatura interior de tu hogar más fresca.

5. Aprovecha la energía solar de manera inteligente

Si bien el sol puede generar calor, también puede aprovecharse para generar energía gratuita y sostenible. Considera instalar paneles solares en tu tejado para producir electricidad y reducir los costos de energía a largo plazo. Además, utilizar luces solares en el jardín o patio es una forma ecológica y económica de iluminar tus espacios exteriores.

6. Utiliza aislamiento térmico

El aislamiento adecuado es fundamental para mantener una temperatura confortable en tu hogar durante el verano. Asegúrate de tener un buen aislamiento en las paredes, ventanas y techos para evitar la entrada de calor y la fuga de aire fresco. Esto ayudará a mantener tu hogar fresco y reducirá la necesidad de utilizar el aire acondicionado con tanta frecuencia.

7. Evita el uso de electrodomésticos que generen calor

Durante los días calurosos, evita utilizar electrodomésticos que generen calor, como el horno, la secadora o la lavavajillas, durante las horas de mayor temperatura. Estos aparatos pueden hacer que tu hogar se caliente aún más, lo cual es contraproducente para mantenerlo fresco.

8. Utiliza el aire acondicionado de manera inteligente

Si tienes un sistema de aire acondicionado, ajústalo a una temperatura moderada y utiliza la función de programación para que se encienda y apague automáticamente. Mantén las puertas y ventanas cerradas mientras está en funcionamiento para evitar que el aire fresco escape. Recuerda también limpiar los filtros regularmente para asegurar un mejor rendimiento y un consumo energético eficiente.

9. Crea zonas frescas

Si tu casa cuenta con diferentes áreas, aprovecha para crear zonas de diferenciadas. Concentra tus actividades en las habitaciones más frescas de la casa durante las horas más calurosas del día. De esta manera, podrás evitar el uso innecesario del aire acondicionado en todo el hogar y enfocarlo solo en los espacios que realmente necesitan refrigeración.

10. Utiliza colores claros y materiales frescos

Los colores claros en paredes, muebles y cortinas ayudan a reflejar la luz solar y mantener una sensación de frescura en los espacios interiores. Además, opta por materiales naturales y transpirables, como algodón o lino, en las fundas de sofás y cojines, así como en las sábanas y cortinas. Estos materiales permiten una mejor circulación del aire y ayudan a mantener una sensación de frescura.

11. Controla la humedad

El nivel de humedad puede afectar la sensación térmica en tu hogar. Utiliza deshumidificadores para reducir la humedad en espacios cerrados, especialmente en áreas donde es común acumular humedad, como el baño o la cocina. Mantener un nivel adecuado de humedad ayudará a que el aire se sienta más fresco y a evitar la proliferación de moho o malos olores.

12. Programa tareas domésticas para las horas más frescas

Evita realizar actividades que generen calor, como cocinar o planchar, durante las horas más calurosas del día. Programa estas tareas para las primeras horas de la mañana o en la noche, cuando la temperatura es más baja. Además, utiliza electrodomésticos eficientes energéticamente, que generen menos calor durante su uso.

Recuerda, mantener tu hogar fresco durante el verano no tiene que ser complicado ni costoso. Con estos consejos, y manteniendo un buen nivel de hidratación bebiendo agua fresca de forma frecuente, podrás disfrutar de un ambiente confortable y agradable, sin renunciar a tu bienestar ni a tus finanzas. ¡Que tengas un verano fresco y lleno de comodidad en tu hogar!

Entradas relacionadas

Descubriendo las curiosidades del año bisiesto

Guía para tu próxima junta de vecinos 

Invertir en seguridad para la vivienda: ¿Necesidad o capricho?

Reformas para todos los bolsillos. Enamórate de tu casa y gana en sostenibilidad, ahorro y estilo