Una casa está llena de historias compartidas.
Aquí te contamos la nuestra

Comunicación

>

>

La Deuda Ecológica de los Hogares en España: Un Reto Urgente para la Sostenibilidad

Comunicación Corporativa

-

28/07/2023

A medida que los efectos del cambio climático se hacen más evidentes, se hace cada vez más necesario abordar la deuda ecológica que los hogares españoles han acumulado. En este artículo, exploraremos esta problemática y proporcionaremos consejos prácticos para reducir esta deuda ecológica. ¡Descubre cómo puedes contribuir a un futuro más sostenible!

La Deuda Ecológica: ¿Qué es?

Cada año, Global Footprint Network (GFN) calcula el Día de la Deuda Ecológica, Earth Overshoot Day o Día del Sobregiro de la Tierra, la fecha en la que los habitantes de la Tierra superamos la capacidad biológica o bio capacidad anual del planeta.
¿Qué significa esto? Que los habitantes de la tierra estamos consumiendo más reservas naturales y acumulando más dióxido de carbono del que el planeta puede producir en un año.
Este 2023, nuestro país llegó a su Día de la Sobrecapacidad el pasado 12 de mayo, aunque este 2 de agosto será cuando se alcance la fecha global en la que se agoten los recursos que la Tierra puede producir en 365 días.
Para calcular esa fecha, GFN divide la cantidad de recursos que la Tierra puede generar en un año entre la demanda de la humanidad (huella ecológica) y lo multiplica por los días del año (365). Su objetivo es generar conciencia sobre el impacto que tienen nuestras acciones en el medio ambiente y la necesidad de que todos los países e industrias apuesten por un desarrollo sostenible.

¿Qué papel juegan los hogares en la deuda ecológica?

Ya hemos visto que la deuda ecológica es el impacto negativo que nuestras acciones y estilo de vida tienen en el medio ambiente. En el contexto de los hogares españoles, esto se traduce en una serie de prácticas insostenibles que contribuyen al deterioro del entorno natural. Estas prácticas incluyen un consumo excesivo de recursos naturales, generación de residuos, uso ineficiente de la energía y emisiones de gases de efecto invernadero.
La huella ecológica de los hogares españoles es preocupante. Conviene recordar que los hogares representan cerca de un tercio de las emisiones de CO2 a la atmósfera, por detrás de la industria y el transporte, y representan cerca del 40% del consumo de energía. Además, diversos estudios apuntan a que el consumo de energía y agua, así como la producción de residuos, han aumentado significativamente en los últimos años.
Esto se debe en gran medida a un estilo de vida basado en el consumismo y la falta de conciencia ambiental. Si no se toman medidas urgentes, la deuda ecológica de los hogares continuará aumentando, poniendo en riesgo la sostenibilidad futura. Si bien, un punto positivo a destacar, es que nuestro país lidera el ranking europeo y ocupa la décima posición mundial en la clasificación de capacidad instalada de energía solar.

Reducir la Deuda Ecológica: Consejos prácticos para los hogares españoles

1. Eficiencia energética

Se estima que cerca del 80% del parque edificado español es ineficiente y que la letra media del Certificado de Eficiencia Energética es la E. Rehabilitar los hogares es urgente y la llegada de los fondos Next Generation EU es una gran oportunidad para llevarlo a cabo, aunque el mayor freno para conseguir mejorar la eficiencia de los hogares y, en consecuencia, reducir su deuda ecológica es el desconocimiento de los propietarios de viviendas.

2. Aislamiento de las viviendas

Tanto la calefacción como el aire acondicionado son dos de los factores que más repercuten en el consumo energético y, por tanto, de recursos naturales. La falta de aislamiento en las vviendas unido a sistemas de sistemas de calefacción o climatización anticuados o mal empleados pueden suponer una diferencia notable.

Lo ideal es mantener la vivienda a 21 grados en invierno y a 25 en verano. Para ello, es importante revestir las paredes, hacer un uso adecuado de persianas y cortinas y utilizar los aparatos de manera efectiva.

3. Cambiar los electrodomésticos por otros más eficientes

Reducir la deuda ecológica de los hogares pasa por llevar a cabo pequeños gestos como utilizar electrodomésticos de bajo consumo, apagar los dispositivos electrónicos cuando no se utilicen, aprovechar la luz natural o utilizar bombillas LED.

En este sentido, la domótica o tecnología IoT también es una gran aliada para controlar y automatizar el uso de energía y optimizar el consumo de agua en las viviendas.

4. Realizar un consumo consciente

Se calcula que 7,7 millones de toneladas de alimentos se tiran en nuestro país al año, de los que un 42% provienen del desperdicio alimentario en los hogares.

Reducir la deuda ecológica implica cambiar nuestros hábitos de consumo optando por productos y servicios sostenibles, apoyando a empresas comprometidas con la sostenibilidad y reduciendo el consumo de bienes no esenciales.

También es importante fomentar la economía circular y dar preferencia a productos locales y de temporada.

 5. Gestión de residuos

La producción excesiva de residuos es otro desafío importante. Además, cada habitante generó en 2022 473,3 kg de residuos. En este sentido, los hogares deben promover la separación y el reciclaje adecuado de los desechos, reducir el uso de productos de un solo uso, optar por envases y embalajes reutilizables y compostar los residuos orgánicos.

6. Consumo responsable de agua

La ciencia avisa de que el agua es un bien cada vez más escaso en nuestro país. Por ello, es imprescindible asegurarse de un consumo responsable, cerrando bien los grifos, repasando las instalaciones, mejorando los circuitos instalando dispositivos de ahorro de agua, como grifos y duchas de bajo consumo o recogiendo agua de lluvia para riego y evitar así el derroche innecesario.

7. Movilidad sostenible

El transporte es una fuente significativa de emisiones de gases de efecto invernadero. Los hogares pueden optar por medios de transporte sostenibles, como caminar, usar la bicicleta en trayectos cortos o utilizar el transporte público. Además, es recomendable elegir vehículos eléctricos o híbridos cuando sea posible o decantarse por el tren en lugar del avión para los viajes.

 

La deuda ecológica de los hogares en España es un problema urgente que requiere atención inmediata. A través de pequeños cambios en nuestra forma de vida, podemos contribuir significativamente a la reducción de nuestra huella ecológica y promover un futuro sostenible. La eficiencia energética, la gestión de residuos, la movilidad sostenible, el ahorro de agua y el consumo consciente son aspectos clave para lograr este objetivo.

Es responsabilidad de cada hogar tomar medidas concretas para reducir su deuda ecológica y promover un cambio positivo en la sociedad. Al trabajar juntos, podemos construir un futuro más sostenible y garantizar que las generaciones venideras hereden un planeta saludable. ¡Actuemos ahora y hagamos la diferencia!

Entradas relacionadas

Hora planeta: Apaga las luces, enciende el planeta

Cómo hacer de nuestra vivienda un refugio a salvo de alergias primaverales

Crea un hogar corresponsable

Campaña de la Renta 2023: guía rápida con todo lo que debes saber