Casas eficientemente energéticas

Jose Manuel Fernández - 15/07/2019

Casas eficientemente energéticas

15/07/2019

La gran mayoría de los certificados de Eficiencia Energética emitidos en nuestro país ponen de manifiesto que el parque de viviendas nacional es muy ineficiente. Concretamente, el 42% de los certificados tiene calificación E, y el 37% son de calificación G, según Tinsa.

Si a estos datos le sumamos que la construcción de vivienda se encuentra a niveles históricamente bajos, nos encontraríamos con que el sector inmobiliario necesita revertir esta situación incrementando la presencia de casas energéticamente eficientes.

En anteriores artículos te he hablado sobre la eficiencia energética como una de las palancas de cambio para el sector inmobiliario o de cómo la sostenibilidad está cambiando el sector hipotecario, máxime tras la aprobación de la reciente Directiva 2018/844 de la Unión Europea. Hoy te hablaré de un tema que parece baladí pero que aún muchos desconocen. ¿Qué rasgos debe reunir una vivienda para convertirse en una Casa Pasiva?

Qué son las “Passive Houses”

Antes de abordar sus principales características, conviene aclarar que una “Passive House” o “Passivhaus” es un edificio o vivienda que precisa de muy poca energía para mantener una temperatura interior constante.

El concepto de “casa pasiva” fue acuñado en Alemania en 1988, con el fin de impulsar una edificación más eficiente. Su principal objetivo es reducir el consumo energético, generar el consiguiente ahorro y proteger el medio ambiente.

Esto es posible gracias a los materiales aislantes y criterios de construcción utilizados, así como el uso de sistemas controlados de recuperación de calor. El resultado final es que:

● Las necesidades de consumo energético, ya sea para calentar o para ventilar el hábitat interior no deben superar los 15 kWh/m² anuales.

● Una vez añadido el gasto energético generado por el aire acondicionado, el agua caliente, la iluminación y los electrodomésticos, el consumo anual no debe exceder los 120 kWh/m² anuales.

En definitiva, se minimizan los esfuerzos activos por crear un ambiente agradable y se hace énfasis en fuentes renovables de energía.

Cualidades de una Casa Pasiva

1. Minimización de los elementos de refrigeración y calefacción

Una “casa pasiva” prescinde, en la medida de lo posible, de elementos de calefacción ligados a la quema de combustible.

En su lugar, utiliza un sistema de recuperado del aire de desecho y utiliza el calor generado por el sol, los inquilinos y los electrodomésticos.

2. Sistema de ventilación eficiente

En línea con lo anterior, se reduce la necesidad de ventilación, sustituyéndola por sistemas mecánicos y eficientes.

Para ello, el volumen de aire que se extrae es el mismo volumen de aire limpio que se introduce en la casa. Además, el aire caliente que se ventila al exterior es utilizado para calentar el aire fresco renovado, evitando que ambos se mezclen.

3. Arquitectura bioclimática

Por otra parte, a la hora de planificar su edificación, se tiene en cuenta su geolocalización. Es decir, es necesario conocer el emplazamiento y la orientación durante el proceso de construcción para optimizar las necesidades energéticas. Por ejemplo, una casa construida en una región especialmente cálida, será ubicada en una zona con abundantes sombras naturales, y viceversa.

4. Reducción de filtraciones de aire

Para evitar las fugas de aire caliente o frío, debe llevarse a cabo un proceso de impermeabilización y sellado del aire que no supere una calificación de 0,6 m 3 /h o, lo que es lo mismo, renovaciones de aire por hora. Esto permite reducir las filtraciones de aire en áreas mal aisladas, las cuales provocan pérdidas térmicas continuas. Así mismo, también previene la aparición de moho, lo cual prolonga la vida del edificio y mejora la salubridad del mismo.

5. Aislamiento térmico superior y rotura de puentes térmicos

Los soportes, muros y cimientos también son transmisores de calor que pueden dar lugar a importantes fugas de temperatura.

La certificación Passive House exige la utilización de diferentes materiales y sistemas en función de la climatología del lugar. Además, la rotura del puente térmico en puntos de unión también requiere emplear sistemas de aislamiento y muros dobles allí donde se requiera.

6. Ventanas de alto rendimiento térmico

Por otra parte, y dependiendo del clima, puede ser necesario instalar ventanas de triple cristal que proporcionen el máximo rendimiento térmico en cualquier momento del año.

Certificación Passive House

Con el propósito de verificar que la construcción cumple con los requisitos y especificaciones técnicas, una casa pasiva debe contar con la certificación emitida por la International Passive House Association. Solo se emitirá un certificado si los criterios definidos exactamente se han cumplido sin excepción.

Para garantizar el cumplimiento de estos requisitos, todo el proceso de diseño y construcción debe cumplir con los estándares PHPP (Passive House Planning Package).

A grandes rasgos, hemos visto que las casas pasivas benefician tanto a compradores como al planeta. Sin embargo, volviendo a la problemática de un parque inmobiliario envejecido, vemos que el primer reto debería poder ser la modernización de las viviendas existentes.

En UCI ya trabajamos para lograr la transformación del parque inmobiliario con nuestros productos. Somos una de las 3 entidades financieras españolas participantes en el proyecto piloto EeMAp (Energy efficient Mortgage Action Plan), que lidera la Federación Hipotecaria Europea (FHE) con el apoyo de la Comisión UE. En este sentido, estamos trabajando en el concepto de “hipoteca verde” que persigue, entre otras cosas, incentivar a los consumidores en la compra y/o rehabilitación de viviendas con una alta eficiencia energética.