Una casa está llena de historias compartidas.
Aquí te contamos la nuestra

Comunicación

>

>

Cómo hacer de nuestra vivienda un refugio a salvo de alergias primaverales

Comunicación Corporativa

-

18/03/2024

La primavera trae consigo la belleza de las flores y el renacimiento de la naturaleza, pero también puede desencadenar molestias para quienes sufren de alergias primaverales. Estornudos constantes, picazón en los ojos y congestión nasal son solo algunos de los síntomas que pueden convertir esta temporada en un desafío para muchos. Sin embargo, transformar tu casa en un refugio seguro puede marcar la diferencia. Aquí hay algunas estrategias para ayudarte a reducir las alergias primaverales y hacer de tu espacio vital un lugar más confortable:

¿Cómo sé si tengo alergia o un catarro común?

Antes de nada, es importante poder distinguir entre los síntomas de una alergia primaveral, alergia al polen o polinosis y un resfriado común. Algunas señales de que podrías tener alergias incluyen:

  • Síntomas persistentes: Los síntomas de las alergias tienden a durar más que los de un resfriado común, que generalmente desaparecen en una semana.
  • Picazón en los ojos o garganta: Las alergias a menudo se caracterizan por picazón en los ojos, la nariz o la garganta.
  • Estacionalidad: Si tus síntomas ocurren en la misma época cada año, es probable que estés experimentando alergias estacionales.

Si experimentas síntomas graves o persistentes, es importante consultar a un médico para recibir un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado.

¿Cómo mantener tu casa a salvo de alergias primaverales?

Mantén la limpieza regularmente

El polvo, el polen y otros alérgenos pueden acumularse en los rincones más inesperados de tu hogar. Mantén una rutina de limpieza regular, utilizando un trapo húmedo para eliminar el polvo de los muebles, aspirando alfombras y limpiando regularmente las sábanas y cortinas.

Utiliza filtros de aire

Los filtros de aire pueden ser una herramienta efectiva para atrapar partículas de polen y otros alérgenos en el aire de tu hogar. Considera invertir en un purificador de aire con un filtro HEPA para mantener el aire limpio y fresco.

Minimiza la humedad

La humedad puede promover el crecimiento de moho y ácaros, desencadenantes comunes de las alergias. Usa un deshumidificador para controlar los niveles de humedad en tu hogar, especialmente en áreas propensas a la humedad, como el baño y el sótano.

Mantén las puertas y ventanas cerradas

Aunque es tentador abrir las ventanas para dejar entrar el aire fresco, hacerlo también permite que el polen y otros alérgenos entren en tu casa. Mantén las ventanas cerradas especialmente durante los días de alta polinización y en las horas de mayor emisión de polen (generalmente entre las 5 a.m. y las 10 a.m.).

Consulta los niveles de polen en tu zona

Infórmate sobre los niveles de polen en tu zona y qué plantas son las principales responsables de las alergias. Puedes consultar páginas web o aplicaciones móviles para obtener esta información.

Puedes consultar los niveles de polen en tu localidad a través del siguiente enlace de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica.

Usa filtros en el aire acondicionado

Si utilizas calefacción o aire acondicionado, asegúrate de usar filtros especiales diseñados para atrapar ácaros y polen. Además, no olvides limpiar y desinfectar regularmente los filtros.

Utiliza mosquiteras en las ventanas

Instalar mosquiteras en las ventanas es una medida efectiva para evitar que entren alérgenos. Aunque no atrapan partículas de polen muy pequeñas, sí ayudan a retener polvo, hojas y otras partículas más grandes.

Coloca perfiles de PVC en puertas y ventanas

Coloca perfiles de PVC alrededor de las puertas y ventanas para evitar la entrada de alérgenos. Estos sellos ayudan a mantener el interior de tu hogar más protegido.

Minimiza la actividad física al aire libre

Evita hacer ejercicio o actividades al aire libre durante las horas de mayor emisión de polen. Si eres amante del deporte, elige horarios más tempranos o al final del día.

Alimentos que ayudan a reducir los síntomas de la alergia

Además de cuidar tu entorno y emplear las recomendaciones de tu alergólogo o médico de cabecera, también puedes reducir los síntomas de las alergias primaverales a través de tu dieta. Algunos alimentos que pueden ayudar a minimizar los síntomas incluyen:

  • Alimentos ricos en vitamina C y quercitina: Consumir alimentos como cítricos, fresas, kiwis, pimientos, manzanas, cebollas, bayas y brócoli puede fortalecer el sistema inmunológico y reducir la inflamación.
  • Probióticos: Los probióticos pueden ser beneficiosos para las personas alérgicas al polen. Estos ayudan a mantener un equilibrio saludable en la microbiota intestinal.
  • Evita alimentos ultraprocesados, ricos en grasas trans o azúcar ya que pueden promover la inflamación.
  • Jengibre: Se le atribuyen propiedades antiinflamatorias que pueden aliviar la congestión nasal y la irritación de la garganta.
  • Pescado graso: Pescados como el salmón son ricos en ácidos grasos omega-3, que tienen propiedades antiinflamatorias y pueden ayudar a reducir la severidad de los síntomas alérgicos.

Convertir tu hogar en un refugio seguro contra las alergias primaverales puede marcar una gran diferencia en tu calidad de vida durante esta temporada. Recuerda que es importante consultar a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

Entradas relacionadas

Hora planeta: Apaga las luces, enciende el planeta

Crea un hogar corresponsable

Campaña de la Renta 2023: guía rápida con todo lo que debes saber

Descubriendo las curiosidades del año bisiesto