Una casa está llena de historias compartidas.
Aquí te contamos la nuestra

Comunicación

>

>

Dime la edad de tus hijos y te diré qué debes contarles sobre educación financiera

Comunicación Corporativa

-

11/01/2023

La educación financiera es una gran asignatura pendiente para muchas personas. De hecho, un informe del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) apunta a que casi la mitad de la población española reconoce que sus conocimientos financieros son bajos o muy bajos.

Además, este desconocimiento repercute inevitablemente en quienes serán los consumidores del mañana, nuestros hijos; aún más teniendo en cuenta que en España, hasta el momento, no existe un plan público educativo en esta materia.

De hecho, el informe Pisa 2022 de la OCDE, realizado a estudiantes de 15 años, vuelve a constatar que nuestro país está a la cola en educación financiera y que uno de cada cuatro adolescentes carece de nociones sobre finanzas.

¿Quién debe responsabilizarse de la educación financiera de niños y jóvenes?

Según un análisis de Funcas, el 97% de los padres y madres encuestados atribuye a la familia la responsabilidad principal en la educación financiera de sus hijos, aunque el 45% de los progenitores afirma no conversar apenas o nunca con sus hijos sobre los ingresos que entran al mes en casa y un 47% declara no hablar con ellos sobre los impuestos que se pagan.

Por su parte, según nuestro análisis realizado en 2021 , el 44% de los jóvenes considera que esta formación es responsabilidad de sus progenitores, mientras que el 37% opina que es una responsabilidad conjunta de padres y profesores.

En cualquier caso promover la educación financiera y el desarrollo de aptitudes en gestión de finanzas entre niños y adolescentes es esencial en el presente y para el desarrollo de las sociedades futuras, porque permite disminuir la vulnerabilidad social y económica y reducir el riesgo de pobreza.

¿Qué puedes hacer tú desde casa? El Marco Internacional de Educación Financiera de UNICEF

Aunque hoy en día existen numerosas iniciativas, como el plan de educación financiera del Banco de España y la CNMV, Finanzas Para Todos, o Tus Finanzas, Tu Futuro, impulsado por Junior Achievement y la AEB, en la que desde UCI hemos colaborado los últimos siete años, la ONG Unicef creó junto a Aflatoun International el programa Educación social y financiera para la infancia (ESFI).

Esta iniciativa tiene como objetivo inspirar a los niños a ser ciudadanos social y económicamente empoderados, dotándoles de las aptitudes y los conocimientos necesarios para convertirse en agentes activos capaces de transformar sus comunidades y sociedades.

Marco Internacional de la Educación Financiera para niños y jóvenes

Los conocimientos que se establecen en el Marco Internacional de la Educación Financiera para niños y jóvenes comprenden cuatro niveles que puedes seguir en casa en función de la edad de tus hijos.

NIVEL 1. De 0 a 5 años

En esta edad es importante darles a conocer el valor del dinero, el coste y los precios, así como el ahorro y las posesiones.

  • Valor del dinero. Es importante que el niño conozca que los billetes y monedas tienen un valor y que a cambio de ellos se obtienen productos o servicios en situaciones cotidianas como ir al supermercado.
  • Precios. Enseña que algunas cosas tienen un valor superior a otras comparando el precio de los objetos que quiere comprar.
  • Ahorro. Tener una hucha o enseñarles que guardar una parte del dinero para comprar algo de más valor en el futuro es clave para que comprendan la importancia del ahorro.
  • Posesiones. Aprender a valorar sus juguetes o los regalos que reciban y que éstos deben mantenerse en buen estado servirá para que comprendan el concepto de las posesiones.

NIVEL 2. De 6 a 9 años

La iniciativa de Unicef establece que en esta etapa los niños deben adquirir nociones sobre la diferencia entre necesidades y deseos, plan de ahorro, recompensas, reconocer los bancos y los servicios financieros o donar.

  • Necesidades y deseos. En esta edad los más pequeños de la casa deben aprender que es esencial priorizar las necesidades como la alimentación de los deseos (tomar un helado).
  • Plan de ahorro. Comprender que el ahorro permite alcanzar metas a lo largo del tiempo es otro de los retos en esta etapa.
  • Recompensas. Descubrir que el cumplimiento con sus obligaciones (estudios, deberes, colaboración en casa) permite obtener recompensas acordes al esfuerzo realizado.
  • Reconocer bancos y servicios financieros. Asociar lugares y aspectos relacionados con las finanzas como que un cajero automático sirve para obtener el dinero ahorrado o una tarjeta de crédito permite hacer compras.
  • Donar. Aprender que además de recibir hay que dar, haciéndoles conscientes de la importancia de donar y colaborar con otras personas como un acto de generosidad.

NIVEL 3. De 10 a 14 años

En estas edades se prioriza que los niños se conviertan en consumidores informados, aprendan a planificar a corto y largo plazo, descubran riesgos financieros y conozcan los efectos de la publicidad.

  • Consumidores informados. Aprender a ser conscientes del valor de las cosas y su variación en función del lugar, marca o la temporada y comparar entre unos productos y otros.
  • Planificación a corto y largo plazo. Conocer la diferencia entre las metas a corto y largo plazo y definir los objetivos y plazos, así como la importancia de prepararse frente a imprevistos.
  • Riesgos financieros. Descubrir algunos productos financieros, riesgos y sus beneficios (hipoteca, ahorro, crédito, etc.).
  • Efectos de la publicidad. Explicar todo lo que está presente en su día a día, pero no es real (influencers que reciben contraprestación por el uso de un producto o servicio, etc.)

NIVEL 4. 15 años y más

En la adolescencia podemos ayudar a que nuestros hijos adquieran capacidades de negociación, descubrir agentes externos que afectan a la economía doméstica como el precio del dinero, la inflación o los tipos de interés, así como los delitos financieros, especialmente los fraudes por internet como el phishing.

Como decíamos al comienzo del post, nuestros hijos serán los consumidores del mañana por lo que es importante dotarles de conocimientos y herramientas que les permitan tomar decisiones informadas y seguras en su vida.

Entradas relacionadas

Descubriendo las curiosidades del año bisiesto

Guía para tu próxima junta de vecinos 

Invertir en seguridad para la vivienda: ¿Necesidad o capricho?

Reformas para todos los bolsillos. Enamórate de tu casa y gana en sostenibilidad, ahorro y estilo