¿Qué es la huella de carbono y por qué es vital reducirla?

Comunicación Corporativa - 24/08/2022

¿Qué es la huella de carbono y por qué es vital reducirla?

24/08/2022

En UCI siempre te hablamos de la huella de carbono asociada a los hogares, pues las viviendas son la tercera mayor fuente de emisiones de CO2 a la atmósfera por detrás de la industria y el transporte, pero… ¿Sabes qué es la huella de carbono y por qué es tan importante reducirla? Te lo contamos.

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono, también conocida como huella ecológica o carbon footprint en inglés, es el rastro de gases de efecto invernadero (GEI) que una persona, empresa, producto o evento emite de forma directa o indirecta a la atmósfera.

Por ponerte un ejemplo, cada vez que nos desplazamos de un lugar a otro en nuestro coche, cargamos nuestro teléfono móvil, ponemos el lavavajillas o encendemos la calefacción de nuestra casa estamos generando una huella que se acumula en la atmósfera y acelera el cambio climático.

¿Qué son los gases de efecto invernadero?

Los gases de efecto invernadero (GEI) son gases contaminantes emitidos a la atmósfera de forma natural y a consecuencia de la actividad humana que contribuyen al calentamiento global y a la aceleración del cambio climático.

Aunque el dióxido de carbono (CO2) es el gas de efecto invernadero más conocido, el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero identifica otros gases nocivos para el planeta como el metano (CH4), óxido nitroso (N2O), hidrofluorocarburos (HFC), perfluorocarburos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).

¿Qué tipos de huella existen?

Huella de carbono personal

La huella de carbono personal define las emisiones que origina una persona en su vida cotidiana al utilizar recursos, alimentarse o desplazarse.

Aunque la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero no son provocadas por nuestras acciones diarias, conocer la huella que generamos en nuestros desplazamientos o en nuestro hogar es esencial para tomar conciencia y revertir el cambio climático.

Huella de un producto

La huella de carbono de un producto o servicio define todas las emisiones de GEI que éste produce a lo largo de su ciclo de vida de forma directa o indirecta. Desde la extracción de la materia prima hasta el final de su vida útil, pasando por su elaboración, transporte, distribución, uso y gestión de los posibles residuos generados.

Huella de carbono de las empresas

También llamada huella de carbono corporativa define el impacto que una compañía realiza de forma directa o indirecta sobre el medio ambiente como consecuencia de su actividad económica.

En este sentido, cada vez más compañías eligen reducir o compensar su huella de CO2 como parte de su compromiso medioambiental, integrando procesos de producción más eficientes, consumiendo energía renovable o compensando sus emisiones con la inversión en proyectos de absorción de dióxido de carbono.

Huella de carbono de un evento

Cada vez escuchamos más el término de evento sostenible como aquel diseñado, organizado y celebrado con el objetivo de minimizar sus impactos en el medioambiente. Precisamente, la

huella de carbono de un evento representa la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera como consecuencia del diseño, organización y desarrollo de un acontecimiento (convención, festival, congreso, concierto, etc.).

¿Cómo se mide la huella de carbono?

El cálculo de la huella de carbono sirve para conocer el impacto que suponen los consumos y para contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Huella de carbono = Dato Actividad x Factor Emisión

Como norma general, las emisiones se miden en toneladas de CO2 equivalentes resultantes de aplicar la siguiente fórmula: Dato de Actividad (ej. kWh de gas natural utilizados en nuestra calefacción) por el Factor de Emisión (FE) (cantidad de emisiones provocadas por el gas natural).

¿Qué herramientas existen para medirla?

Hoy en día existen multitud de herramientas disponibles en internet que te permitirán calcular tu huella de carbono. Algunas de ellas son:

  • Calculadora UCI: Con nuestra calculadora, desarrollada por Greemko, podrás conocer la huella de carbono asociada a tus desplazamientos.
  • Calculadora de la ONU: es una solución gratuita que ofrece la posibilidad de medir las emisiones de nuestro hogar y consumos energéticos, así como del transporte y los viajes que realizamos, nuestro consumo de alimentos y estilo de vida o cómo gestionamos los residuos que generamos.  gestión de residuos
  • Carbon footprint: Se trata de una de las soluciones más completas y nos ofrece la posibilidad de descubrir la huella de carbono de nuestra vivienda, vehículos y estilo de vida de forma independiente.

 

¿Por qué es vital reducir la huella ecológica?

Los efectos del cambio climático son cada vez más visibles en todo el mundo. Sequía, fuertes lluvias, inundaciones, temperaturas extremas, incendios, aumento del nivel del mar, aumento de la temperatura del Mar Mediterráneo o pérdida de biodiversidad son algunas de las muestras, aunque no son las únicas que vemos a diario en los telediarios.

Para limitar el calentamiento global a 1,5ºC, es esencial lograr la neutralidad de carbono en la segunda mitad del siglo XXI, un objetivo que se estableció en el Acuerdo de París, firmado por 195 países en 2015. Además, en 2019, la Comisión Europea impulsó el Pacto Verde Europeo, que persigue la neutralidad climática en Europa para 2050.

La neutralidad de carbono, también denominada huella cero de carbono, se consigue cuando se emite la misma cantidad de CO2 de la que se absorbe.

¿Cómo puedes reducir la huella de carbono?

La mejor forma de conseguir la neutralidad climática es no emitir más CO2 del que bosques y plantas pueden absorber de forma natural para transformarlo en oxígeno. Para ello, todos debemos ser parte de la solución llevando a cabo pequeños gestos y acciones que reduzcan nuestra huella de carbono. ¿Cómo?

Fomenta y apuesta por la economía circular

Apuesta por un modelo de consumo que alargue el ciclo de vida de los productos. Casi todos conocemos la famosa regla de las 3R: recicla, reduce, reutiliza, pero existen otras cuatro reglas que impulsan la economía circular:

  • Repara: Reemplazar un producto por otro nuevo es más caro y supone la utilización de materias primas y energía.
  • Renueva objetos o restaura tus muebles antiguos para darles una segunda vida.
  • Recupera productos como botellas de plástico que pueden convertirse en maceteros.
  • Rediseñar. Esta es quizá una de las reglas que no dependa tanto de nosotros a nivel individual, sino más bien de las empresas a la hora de diseñar productos de forma que consuman menos energía, alarguen su vida útil y generen menos residuos.

Consume menos energía

Los precios de la energía siguen marcando récord, por lo que ser más eficiente en nuestro hogar nos permitirá no solo reducir nuestra huella de carbono sino también ahorrar en nuestras facturas domésticas.

Apuesta por fuentes de energía renovables

Apostar por fuentes de energía renovables en nuestro hogar o en nuestro espacio de trabajo no solo reduce nuestra dependencia de las energías fósiles, sino que, supone la reducción de emisiones, son fuentes que no se agotan y que nos permiten ahorrar. Además, actualmente existen numerosas ayudas y subvenciones para el cambio a energías renovables o para la rehabilitación de viviendas.

Utiliza electrodomésticos eficientes

Incorporar buenos hábitos en el uso de los electrodomésticos o sustituirlos por otros eficientes cuando éstos se estropeen favorece también el cuidado medioambiental y la reducción de la huella medioambiental.

Muévete de forma más sostenible

En el mes de septiembre se celebra la Semana Europea de la Movilidad, una jornada que sirve para concienciar e impulsar un cambio de comportamiento hacia el uso de transportes más eficientes como el tren.

Reducir el número de desplazamientos que realizamos en coche privado, apostar por el uso de la bicicleta y los transportes públicos o valorar la posibilidad de cambiar un vehículo de combustión por uno 100% eléctrico, son algunas de las pautas que podemos llevar a cabo.

Ahorra agua

España se enfrenta a una importante sequía, con las reservas de aguas escaseando en muchos puntos del país y algunas zonas con cortes, que ponen de manifiesto la alerta sobre este recurso tan esencial. Evita malgastar agua con trucos de sobra conocidos como instalar aireadores en grifos, utilizar lavadora y lavavajillas a carga completa y en modo eco, sustituir el baño por la ducha o reaprovechando aguas pluviales.

Consume productos de proximidad y de temporada

El consumo de alimentos de cercanía y de temporada supone la reducción de la huella de carbono relativa al transporte y almacenamiento de los productos, además de un menor coste para nuestro bolsillo.

Ahora que ya conoces qué es la huella de carbono, qué tipos existen, cómo puedes medirla y algunas claves para reducirla, solo queda compartir este post para ser parte del cambio y concienciar a un mayor número de personas.