Una casa está llena de historias compartidas.
Aquí te contamos la nuestra

Comunicación

>

>

Mejora tu productividad con la técnica Pomodoro

Comunicación Corporativa

-

10/04/2023

Las técnicas de gestión de tiempo y productividad son nuestras aliadas a la hora de enfrentar la jornada laboral y evitar el burnout empresarial. Existen métodos como Pomodoro, que nos ayudan a organizar nuestras tareas y a optimizar su ejecución, ¿cómo lo consiguen? ¡Sigue leyendo porque te lo explicamos más abajo!

¿Qué es el método Pomodoro? 

El método Pomodoro es una estrategia que optimiza nuestra productividad en intervalos pequeños de tiempo, con el fin de evitar la sobrecarga mental y física. Se trata de realizar tus tareas de forma intensa, pero en tiempos muy breves y con pequeños descansos para gestionar tu energía.

Además, como método de productividad, es de los más sencillos a poner en marcha porque tan solo exige que tengas un reloj. Lo más complicado, es evitar las distracciones, pero no te preocupes porque más adelante te enseñamos a combatirlas.

Cómo funciona el método Pomodoro 

La regla principal de la metodología Pomodoro es descansar tras una sesión de trabajo, de aproximadamente 1 hora o 25 minutos. Además, tras 4 Pomodoros se recomienda que el descanso sea más intenso para recuperar fuerzas y recargar las pilas al 100%.

  • Método ‘clásico’: El método clásico es el más utilizado, donde realizas sesiones de concentración de 25 minutos y descansas 5, combinando el descanso con la ejecución de tareas durante 30 minutos.
  • Método ‘moderno’: Este intenta mejorar la productividad del método clásico, aunque puede ser más intenso. De esta forma, los periodos de concentración serán de 1H, y los de descanso de 10 minutos. Al final trabajas el mismo tiempo, pero es todo mucho más continuo.
  • Tu método: Pomodoro está bien ejecutado siempre que evites el cansancio y combines una sesión de concentración con una de descanso. Puedes combinar ambos métodos, o diseñar el tuyo propio si así lo prefieres, como con tiempos de 40minutos y 5 de descanso.

Para concentrarte y explotar al máximo el método Pomodoro, te dejamos unas pautas que te ayudarán a mantener el foco en tus tareas y mejorar tu productividad.

Claves para poner en marcha la técnica Pomodoro 

Ya lo hemos dicho, lo más complicado es evitar las distracciones, porque, normalmente, son estímulos externos y ajenos a nuestro control. Somos humanos y estos sistemas no son 100% efectivos, es normal que en algún momento podamos distraernos o sentirnos más cansados.

Pomodoro no es una panacea, pero, aun así, nos ayudará a evitar distracciones externas con estos sencillos tips:

  • Intenta silenciar las notificaciones en la medida de lo posible: Contestar a tu mail o Teams al finalizar la tarea que está ocupando tu tiempo, te ayudará a centrarte y ser más productivo. Silenciar el teléfono también nos ayudará a enfocarnos y no recibir distracciones externas.
  • Si no es algo urgente, acuerda una hora: Si necesitan tu ayuda desesperadamente, pedir 10 minutos te ayudará organizarte mejor.
  • Planifica las reuniones: Si revisas tu calendario antes de comenzar con tus tareas, será mucho más efectivo ejecutar tu día. Para ayudarte, también puedes utilizar las alarmas o los recordatorios del móvil, y tener solo activadas estas notificaciones.
  • Utiliza apps de productividad: Hay muchas herramientas de productividad que te ayudarán a poner en marcha la metodología Pomodoro y muchas otras. Encuentra la que mejor se adapte a ti. Planner de Office 365 te ayudará a organizar las tareas mientras usas alarmas para controlar los tiempos.

Pasos para implementar la técnica Pomodoro

  • Dedica tiempo a planificar tu día: Cinco o diez minutos suelen ser suficientes, pero dedica todo lo que necesites a priorizar tus tareas. Es mejor invertir tiempo en organizar todo correctamente.
  • Elige la tarea prioritaria: Una vez comience, céntrate en ella prestándole toda tu atención hasta el tiempo de descanso.
  • Revisa: cuando hayas terminado la tarea, piensa en lo que has hecho, si has cumplido los objetivos que tenías y si está realmente terminada. En caso de que no esté terminada, dedica tres o cinco minutos a plantear los próximos pasos.
  • Repite el proceso: Repite la misma dinámica hasta tu tercer o cuarto Pomodoro. Cuando llegues, no te olvides de dedicar más tiempo a descansar y no sobre cargar tu cabeza.
  • Haz una retrospectiva: Al final de tu jornada, dedica los últimos momentos a analizar qué has hecho, cómo mejorar el tiempo, o hacer los Pomodoros más eficientes.

Esto es todo lo que necesitas saber para utilizar el método Pomodoro en tu día a día y no sobrecargarte mientras eres productivo. En UCI damos a conocer este tipo de técnicas a las personas que forman nuestros equipos para que puedan ponerlas en práctica si lo necesitan.

¿Lo conocías? ¿Cómo es tu sistema para ejecutar tus tareas en el día a día?

¡Te leemos en los comentarios! 👇

Entradas relacionadas

Redecora tu casa, encuentra el estilo que va contigo

7 hábitos para reducir el consumo de agua en los hogares

La Deuda Ecológica de los Hogares en España: Un Reto Urgente para la Sostenibilidad

Por qué reservar tus vacaciones con antelación es clave y qué hacer si te has retrasado