Una casa está llena de historias compartidas.
Aquí te contamos la nuestra

Comunicación

>

>

(Re)enamórate de tu casa utilizando la psicología del color

Comunicación Corporativa

-

02/02/2022

Está más que demostrado, los colores de tu casa  afectan a tus emociones y estado mental. La psicología del color estudia el efecto del color en la percepción y la conducta humana. En el blog Economipedia definen la psicología del color como «la encargada de estudiar e investigar cómo afectan los colores al comportamiento humanos y las percepciones que tiene un individuo sobre estos».

La psicología del color forma parte de la psicología y, por tanto, se entiende como una ciencia médica. Sin embargo, en muchos ámbitos se considera una disciplina poco madura. No es el caso de campos como la moda o la publicidad, en donde las marcas han sido capaces de entender el impacto del color en los consumidores.

El color de tu hogar

Siente los colores cuando entres en casa. El color tiene la capacidad de estimular, de crearte alegría o tristeza. La primera gran clasificación que haremos será entre colores cálidos y fríos. Cada color se adapta mejor a una estancia determinada en función de lo que quieras que te transmita cuando estés en ella.

Decoración cálida

Rojo

El rojo es pasión, fuerza, peligro. Puede ser una opción para tu dormitorio si quieres que sea un lugar más romántico y pasional. Es un tono que bien combinado o en pequeñas cantidades, crea sensación de confort y calidez. Pero ¡cuidado con las medidas! Puede hacer ver al espacio más reducido de lo que realmente es. Hará que los sitios se vean intensos y sorprendentes.

Naranja

Este color representa la alegría, el entusiasmo y lo divertido. Ideal para estancias en las que quieras pasar buenos ratos. Cuartos de los niños, habitaciones juveniles o  comedores en donde quieras pasar buenos momentos con tus amigos. Para grandes superficies es mejor que suavices su intensidad y optes por tonos pastel y salmón.

Amarillo

El amarillo es luz, energía y optimismo. Su uso es muy variado: cocinas grandes, salas de estar o habitaciones para niños. Al igual que el naranja, creará en tu hogar espacios agradables y poco depresivos. Es un tono enérgico, por lo que incrementará la seguridad en ti mismo y disminuirá la sensación de tristeza.

Decoración fría

Azul

Aunque sea un color frío, el azul es frescura, calma mental y paz. Si buscas serenidad es tu color. Ideal para espacios en los que quieras relajarte y descansar del ajetreo del día a día, como por ejemplo, tu dormitorio. Pero ¡ojo! opta por tonos claros, tendrán un efecto más calmante, demasiado azul puede apagar el ánimo.

Precisamente, el azul es una de las opciones más utilizadas en los cuartos de baño por ese momento de calma y serenidad.

Verde

Esperanza, salud y ecología. Nosotros te recomendamos combinar este color en pequeñas dosis en aquellos rincones de tu casa que así te lo permitan. Puedes hacerlo colocando plantas en las esquinas o flores encima de la mesa.

Igualmente, el verde en el interior de tu hogar te dará una sensación de estabilidad y calma. Como consejo úsalo en habitaciones soleadas, las hará más reconfortantes.

Morado

Glamour, sofisticación y elegancia. Bien combinados pueden evocar al misterio. Es por esto que es un color que puedes elegir para tu dormitorio. Si lo combinas con colores cálidos provocará mayor vitalidad. También puede ser el color de un comedor para reuniones más formales, donde quieres que predomine lo serio.

¿Te gusta lo neutro?

Blanco

La ausencia de color o el color neutro más luminoso. En las culturas occidentales representa la pureza e inocencia, y por tanto, da paz. Trasmite sensación de limpieza, minimalismo y pureza. Si buscas relajarte es una muy buena opción para tu dormitorio o para un pequeño salón que utilices para desconectar. Invita al descanso. Además, en la actualidad, el blanco es tendencia gracias al estilo nórdico. En él predomina el introducir toques de color, generalmente de la misma gama cromática. Estos pequeños toques son necesarios para crear un equilibrio, la apuesta total por el blanco puede convertir el espacio en un lugar excesivamente frío.

Gris

El gris es considerado una transición entre el blanco y el negro. De la mano del color blanco el gris se alza también como uno de los protagonistas de la decoración de la casa. El resultado es un espacio que aporta tranquilidad. Sin embargo, dependiendo de la cultura y el tono del gris, se puede percibir como la indeterminación o la mediocridad. Incluso puede hacerte sentir triste y sin luz.

Negro

El negro tiene también diversas interpretaciones. En la moda es por excelencia, el color de la elegancia. Si te da respeto introducir el color negro en tu hogar, puedes empezar por darle pequeños toques. Una opción es usarlo en tu salón a través de muebles individuales como una butaca o una lámpara de pie.

El binomio blanco-negro bien hecho es una apuesta segura para tu cocina. Te ofrecerá un espacio distintivo que llamará la atención sobre el resto de estancias de la casa.

Si eres de los que cree que quién no arriesga no gana, ¿te atreverías con las paredes de tu habitación en negro? Eso sí, ten en cuenta que para crear un espacio cálido necesitarás elementos centrales como la ropa de cama en blanco, o espejos en los que rebote la luz.

 

Ahora que ya lo sabes todo sobre lo que pueden provocar los colores en ti, llegó el momento de que elijas. Más allá de lo ‘bonito’ de la decoración, debes crear espacios que te representen y en los que te sientas cómodo. Haz de tu hogar tu refugio teniendo en cuenta la psicología del color.

Entradas relacionadas

Descubriendo las curiosidades del año bisiesto

Guía para tu próxima junta de vecinos 

Invertir en seguridad para la vivienda: ¿Necesidad o capricho?

Reformas para todos los bolsillos. Enamórate de tu casa y gana en sostenibilidad, ahorro y estilo